jueves, 8 de julio de 2010

Un subibaja sentimental pro-antifeminista

Que tu amiga de Mardel te mande un mensaje para preguntarte si tu novio es el de la tele cuando ya no es más tu novio, es como... iupi. (?)
Pero te contentás con que se acordó de vos.
La extrañás y te ponés triste al darle la noticia de la difunta relación.
Mensaje de vuelta te cuenta que se está por casar.
Ohh...dolorr, dolorrrr, yo no me quiero casar. ¿Y ud?. No yo tampoco dice mi otro yo. Pero me gustaría que inventen una máquina que prediga cómo serán tus posibles hijos. Cosa de no quedarte con la intriga y dejar de querer ser algún día madre. Ver cómo serían con cada tipo, así podés controlar un poco el instinto procreador.
Sea sincera, amiga, enemiga, feminista, antifeminista. No me mienta. Es como digo con amigas... nosotras vemos un padre y nos lo queremos cojer.
Es así. Somos potenciales madres, miramos al macho según la conveniencia genética para la exlusiva procreación. No nos vengamos a hacer las liberales. Queremos lavar platos, cocinar, amasar, esperar al marido en casa.
Sí, señores, no me vengan con boludeces feministas. No me quiero casar. No quiero tener hijos.
Quiero al hombre de mi vida. OH OH...dolor.
Dolor es eso que a las 5 de la mañana no te deja dormir. Como excusa hacés tiempo para no verlo en la repetición. Pero es excusa. Esperás un mail, una llamada, un texto, algo bien patético. Algún muchacho que te diga cosas lindas. Pero no. Con suerte te dicen que te parecés a alguien. Por favor, qué mal que venimos.
Yo me quiero casar. ¿Y ud?. Sí. También. En secreto. No se lo digas a nadie. Me hago la superada, pero me encantaría aprender a lavar los platos y saber cuál es la perilla para cada hornalla.
Pero no me sale. Debe ser mi feminista reprimida. Oh por Dios, odiaría ser una maldita feminista.
Llamado a la solidaridad: Se necesitan dadores de lava vajillas y repasadores, un juego de cacerolas y broches para practicar ser mujer. Una plancha y la tabla de planchar, obvio. No sé, ¿qué más, qué más? Dios salve al antifeminismo. Somos antifeministas, ¡queremos planchar!

PD: Este blog no se responsabiliza por la indignación de las mujeres feministas que aman leer este blog. Esto sólo es una ejercitación. Love u bitches.
No, mentira.

3 comentarios:

Rocío dijo...

la puta madre no entienod nada, vamos a tener que hablr seriamene (?) aunque no me sale muy bien eso de hablar serio

yo si me quiero casar, por ahora... porque creo que me sale un poquitito mejor lo de mujer jajaja igual, es una paja terrible!

trola, te llamaré más tarde, deberíamos salir a tomar algo, o algo así y nos ponemos al día de qué demonios está pasando!

Ronka dijo...

Te pegó el viejazo...

Silvina dijo...

Cuando quieras, Ro. No aparecí por terribles síntomas de fracaso.

Ronka, si. Es raro, no sé si viejazo o la pendejada. Siempre estoy en el limbo.